Olivier,

fanático del surf
Perfil surfero para unas vacaciones en las Landas

Landés de pura cepa, Olivier creció en Léon, entre pinos, dunas y océano Atlántico. Explorador incansable, dotado de una gran capacidad de análisis, ha ido acumulando viajes y experiencias, aprende masaje thai, toma clases de yoga y hace surf. Hoy, entre Francia y Australia, nos cuenta su visión de Côte Landes Nature, donde no se perdería por nada del mundo los meses de verano.

27 km de playas salvajes
Contis, Cap de l'Homy, Saint-Girons Plage, La Lette Blanche… ¿te suenan?
Los mejores spots de surf de Côte Landes Nature

¿Cómo nace tu pasión por el surf?

Para quienes viven cerca de la costa atlántica, el surf nunca está lejos. Siempre me ha gustado el océano y los deportes náuticos en general. Empecé a los 17 años, siguiendo a unos amigos. Y ya después me sedujo el contacto con la naturaleza y su entorno cambiante, la necesidad de estar atento a esos cambios para disfrutar al máximo de las olas.

¿Qué tipo de olas prefieres?

La tubera, la ola que al romper es suficientemente hueca como para que el surfista puede meterse dentro. También están muy de moda las maniobras aéreas, pero no suelo hacer porque se rompen muchas tablas y se lesionan los tobillos. Hay que tener presente que el tamaño de las olas es solo un parámetro, a veces hay olas grandes y fofas, y otras, pequeñas y potentes. Depende de la forma en que se ahuequen, de la velocidad a la que se alcen.

¿Cuál es el mejor spot de la región?

Las olas dependen de múltiples factores. Cada día es diferente y cada ola es diferente. La ola viaja como una tormenta en altamar, como una piedra que, al arrojarse a un charco, genera ondas. El oleaje viaja, y al toparse con las costas o elevaciones submarinas, se transforma y rompe formando la ola. La calidad de las olas depende pues del oleaje: de dónde viene, del período, su tamaño, la forma de los bancos de arena por los que pasa, la marea que determina el nivel del agua, el movimiento de la marea, menguante o creciente, y el viento. Hay muchos factores, es complejo. Con eso quiero decir que no hay un spot que sea mejor que otro, cambia todo el tiempo…

¿Tan secreto es?

Yo suelo ir a la playa de la Lette Blanche en Vielle-Saint-Girons. No es una playa comercial, hay un aparcamiento debajo de los pinos pero no hay bares ni restaurantes sobre la duna. A veces hay una ola de izquierdas estupenda, y dos semanas más tarde, quizás es mejor en Contis… cambia todo el tiempo.

¿Qué consejo les darías a los principiantes?

¿Un cursillo de una semana o unas clases cada tanto? Creo que los cursillos de una semana son ideales para una buena introducción al surf y al océano, de forma divertida, segura y eficaz. En Côte Landes Nature hay varias escuelas de surf, todas de sólida reputación. Después, hay que hacer una práctica personal, incluso transformarlo en un estilo de vida.

 

¿Por qué el yoga además del surf?

Yo aprendí yoga en Tailandia y luego obtuve el título de profesor en Sydney, Australia. Me gusta ese aspecto inteligente de entender, aprender y adaptar tu cuerpo. A diferencia de lo que la gente cree, esta práctica no solo ayuda a desarrollar la flexibilidad. Yo mismo no soy muy flexible. En cambio, en la vida cotidiana, todos hacemos actividades asimétricas, sin mencionar el hecho de ser zurdo o diestro. El surf es una actividad asimétrica, siempre se tiene el mismo pie adelante. Así que, a largo plazo, el yoga permite reequilibrar todos esos desequilibrios a los que nos hemos habituado desde pequeños. Es importante para prevenir lesiones. Y por supuesto, también está el aspecto mental, la relajación, el aprender a conocerse a uno mismo.

¿Qué recomiendas en el destino Côte Landes Nature?

Moverse en bici por los pueblos y las playas. La red de vías ciclistas es extensa y segura y transcurre en plena naturaleza. Probar la gastronomía del sudoeste francés, realzada por los platos que proponen los restaurantes.

¿Otra forma de descubrir Côte Landes Nature?

A caballo: hay un montón de centros ecuestres que organizan paseos por el bosque y por sectores de playa agrestes y tranquilos.

Nuestras sugerencias