La tourtière landesa

¡Deliciosamente crujiente y perfumada!

Postre excepcional, servido en las grandes ocasiones, la tourtière, delicada y rústica a la vez, se deja en manos expertas.

Natural para los puristas, también se elabora con manzanas o ciruelas pasas.

Me acuerdo de mi abuela, que se levantaba al amanecer para preparar las tourtières. Yo observaba admirada sus gestos precisos, estirando esa masa transparente que llaman «velo de novia».

En esa época, ella rociaba la masa con el almíbar licoroso usando una pluma de oca. Tras quince minutos de horno, un último plumazo sobre la corteza hinchada la hacía crepitar al contacto del almíbar.

Algunas pastelerías de Côte Landes Nature proponen este postre de manzana o natural. Una maravilla que no hay que dejar de probar. ¿Quieres la receta?

Cuando la destreza manual cobra todo su sentido

Sin lugar a dudas, es el postre landés más difícil de reproducir en casa.

Su elaboración exige paciencia y destreza. La masa deberá reposar al menos 24 horas y estirarse en una gran mesa rectangular.

Para dos grandes tourtières

(8 porciones cada una)

4 huevos

4 cucharadas soperas de aceite

4 vasos de agua templada

1 cucharadita de sal fina

2 kg de harina T55

300 g de mantequilla

300 g de azúcar

2 sobres de azúcar de vainilla

1 vaso de armañac

  1. Romper los huevos en un cuenco, añadir el agua, el aceite y la sal.
  2. Batir durante unos diez minutos y añadir lentamente 1 kg aprox. de harina tamizada.
  3. Mezclar y batir hasta que la masa se desprenda en jirones.
  4. Estirar un paño sobre la mesa.
  5. Espolvorear dos puñados de harina sobre el paño y depositar la masa en el centro.
  6. Añadir harina, enrollar con el paño y volver a añadir harina varias veces hasta que la masa no se pegue.
  7. A continuación, golpear la masa con un palo, plegarla y estirarla 12 veces.
  8. Dividir en 3 partes iguales y formar bolas bien lisas.
  9. Colocarlas en un plato y cubrir con aceite.
  10. Dejar reposar 8 horas en lugar fresco.
  11. Derretir 300 gr de mantequilla.
  12. Precalentar el horno (termostato 5).
  13. Prever 1 vaso de armañac, 300 gr de mantequilla y 2 sobres de azúcar de vainilla.
  14. Enharinar ligeramente el mantel.
  15. Tomar la masa y extenderla con la punta de los dedos a lo ancho de la mesa.
  16. Cortar los bordes gruesos.
  17. Pintar con pincel, dejar escurrir la mantequilla y el armañac sobre la masa y espolvorear con azúcar.
  18. Plegar la masa del tamaño del molde y volver a empezar.
  19. Hornear durante 15 a 20 min.

Cortar con tijeras

¡y a chuparse los dedos!

Nuestras sugerencias